top of page

Tipos de liderazgo: Enfoque situacional


Tipos de liderazgo

El liderazgo es una habilidad fundamental para el éxito de cualquier organización, ya sea una empresa, una ONG, un equipo deportivo o una familia. El liderazgo implica influir positivamente en los demás para lograr objetivos comunes, motivarlos, inspirarlos y orientarlos.


Existen diferentes tipos de liderazgo, cada uno con sus ventajas y desventajas, sus fortalezas y debilidades, sus características y estilos; todo esto va a depender del marco teórico desde el que parte el análisis. Es decir, el liderazgo se define como un concepto y luego se reconoce en la práctica.


Existen varios marcos teóricos que se utilizan hoy. Uno de los más utilizados es el liderazgo situacional de Hersey y Blanchard.


¿Qué es el liderazgo situacional y qué tipos de liderazgo surgen?


El liderazgo situacional se basa en la idea de que no existe un estilo de liderazgo único y efectivo para todas las circunstancias, sino que el líder debe ajustar su comportamiento y su nivel de dirección y apoyo según el grado de madurez y competencia de sus colaboradores. Así, el líder situacional es capaz de motivar, desarrollar y empoderar a sus seguidores, logrando mejores resultados y mayor satisfacción.


Según Hersey y Blanchard, existen cuatro estilos de liderazgo situacional, que se definen por la combinación de dos dimensiones: la conducta directiva y la conducta de apoyo. La conducta directiva se refiere al grado en que el líder define las tareas, los roles, los objetivos y las normas que deben seguir sus colaboradores. La conducta de apoyo se refiere al grado en que el líder muestra interés, confianza, respeto y reconocimiento hacia sus colaboradores, fomentando su participación y su autonomía.




Tipos de liderazgo según el enfoque teórico del liderazgo situacional


No hay un tipo de liderazgo mejor que otro, sino que depende del contexto, de la situación, de los objetivos y de las personas involucradas.


Estilo 1: Dirigir. El líder asume un alto nivel de conducta directiva y un bajo nivel de conducta de apoyo. El líder define claramente las tareas, los plazos, las responsabilidades y las expectativas, dando instrucciones específicas y supervisando de cerca el desempeño. Este estilo es adecuado para colaboradores con bajo nivel de madurez, que tienen poca experiencia, habilidad o confianza para realizar su trabajo.


Estilo 2: Orientar. El líder mantiene un alto nivel de conducta directiva y aumenta su nivel de conducta de apoyo. El líder sigue dando orientación y dirección, pero también ofrece feedback, ánimo y reconocimiento, buscando generar compromiso y confianza. Este estilo es adecuado para colaboradores con un nivel de madurez moderado, que tienen cierta capacidad, pero todavía necesitan guía y apoyo.


Estilo 3: Apoyar. El líder reduce su nivel de conducta directiva y mantiene un alto nivel de conducta de apoyo. El líder delega la responsabilidad de las decisiones y las tareas a sus colaboradores, pero sigue brindando apoyo emocional, escuchando sus ideas, consultando sus opiniones y facilitando su desarrollo. Este estilo es adecuado para colaboradores con un alto nivel de madurez, que tienen la competencia y la motivación para realizar su trabajo, pero que pueden necesitar ayuda en algunos aspectos.


Estilo 4: Delegar. El líder asume un bajo nivel de conducta directiva y un bajo nivel de conducta de apoyo. El líder confía plenamente en la capacidad y la iniciativa de sus colaboradores, les da libertad para tomar decisiones y resolver problemas, y solo interviene cuando es necesario. Este estilo es adecuado para colaboradores con un nivel de madurez muy alto, que tienen la experiencia, la habilidad y la confianza para realizar su trabajo sin supervisión ni apoyo.


¿Qué tipos de liderazgo son adecuados para ti?


Desarrollar liderazgo es un proceso que requiere de tiempo y un acompañamiento personalizado. Justamente, ese es el trabajo de un Coach Ejecutivo profesional.


Uno de los primeros pasos es realizar un diagnóstico que nos permita identifica el nivel de madurez de cada uno de tus colaboradores o grupos de trabajo, evaluando su competencia (conocimientos, habilidades y experiencia) y su compromiso (motivación, confianza e interés) para realizar una tarea específica.


Para crear un proceso de desarrollo sugerimos:


  • Haz que los líderes determinen el tipo de liderazgo apropiado para cada situación, teniendo en cuenta el nivel de madurez de sus colaboradores y las características del contexto (urgencia, complejidad, riesgo, etc.).

  • A través de un proceso de Coaching no directivo, permite que se desarrolle el comportamiento según el estilo elegido, ajustando tu nivel de dirección y apoyo a las necesidades de tus colaboradores.

  • Evalúa los resultados obtenidos y el grado de satisfacción de tus colaboradores, y continúa con el proceso si es necesario.


Lo interesante de este enfoque es que permite adecuarse a las necesidades del equipo, logrando mayor eficiencia, productividad y calidad. Además, al aplicar el liderazgo situacional, contribuyes al desarrollo profesional y personal de tus colaboradores, aumentando su motivación, compromiso y lealtad.



96 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

¿Nos dejas tu comentario?

Comentarios
Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Agrega una calificación
Share Your ThoughtsBe the first to write a comment.
bottom of page