top of page

Soft Skills: Competencias laborales clave para el futuro


competencias

Hablar de las habilidades blandas, o soft skills en inglés, es algo de todos los días. Estas competencias interpersonales se asumen como fundamentales para el desempeño en el trabajo. Sin embargo, quedan aún algunas dudas: ¿qué son exactamente las competencias interpersonales? ¿Cómo las medimos? ¿Cómo formamos a las personas para mejorarlas?


Dice, Martha Nussbaum, que las capacidades son las respuestas a la pregunta: ¿Qué es capaz de ser y hacer esta persona? Como buena alumna de su maestro, Amartya Sen, no considera que estas sean, simplemente, habilidades residentes al interior de la persona, sino que incluye el contexto: libertades y oportunidades creadas por la combinación entre las facultades personales y el entorno político, social y económico.

Para los autores Tim Peterson y David Van Fleet una habilidad es "la capacidad de realizar una tarea conductual específica o la capacidad de realizar un proceso cognitivo específico que está funcionalmente relacionado con una tarea concreta". Estos sugieren tres componentes distintos de las destrezas:


  • Una base de conocimientos específicos

  • Los medios para acceder a esos conocimientos

  • La capacidad de realizar acciones o pensamientos utilizando esos conocimientos para llevar a cabo una tarea.


Si hilamos un poco más fino en esta idea, este enfoque tiene cierta relación con el concepto de las competencias laborales: Conocimientos, habilidades y actitud que son necesarios para cumplir con ciertas tareas en el puesto de trabajo. En este caso, las competencias son secuencias de comportamientos observables o conjuntos de acciones que se relacionan con la consecución de un objetivo.

Scott Lilienfeld, Steven Lynn, Laura Namy y Nancy Woolf describen la intersección entre creencia y actitud afirmando: "Una creencia es una conclusión relativa a pruebas objetivas, mientras que una actitud es una creencia que incluye un componente emocional". Una actitud, añaden, "procede de diversas fuentes, como nuestra experiencia previa y nuestras personalidades". Aquí está la dificultad en el desarrollo de competencias, que no se trata de conocimientos "objetivos", sino de experiencias personales.


Ese es el motivo por el cual, muchos procesos de desarrollo, como la capacitación, fallan en lograr mejoras observables. Consideran que, por ejemplo, el liderazgo es algo objetivo, transmitible, adquirible a través de un curso. Este tipo de competencias blandas solo se desarrollan en la experiencia. Justamente, esa es la ventaja del Coaching profesional. Al ser un proceso no directivo, personalizado e individualizado, permite generar la experiencia centrada en el desarrollo de este tipo de habilidades.


Es importante destacar que el concepto mismo de soft skills es vago, y muchas veces se encuentra descontextualizado, creando sesgos y estereotipos sobre ciertas conductas que se pretenden universales y en realidad no lo son. Justamente, eso es lo que evita el proceso de coaching porque se centra en la experiencia de la persona, dentro de su propio contexto.


Habilidades blandas para líderes: competencias laborales clave para un mejor desempeño


En un mundo empresarial cada vez más competitivo y cambiante, las llamadas habilidades blandas se han convertido en un factor determinante para el logro de resultados. Estas habilidades permiten a los líderes interactuar de forma efectiva con su equipo, crear un ambiente de trabajo positivo y alcanzar los objetivos de la organización.


Tomando en cuenta lo planteado en la primera parte, cuidando de no caer en lugares comunes, podemos hacer una revisión de varias competencias clave para enfrentar el futuro, según la UNESCO y el Foro Económico Mundial


¿Cuáles son las competencias clave más importantes para los líderes?


La ONU ha identificado las siguientes competencias clave para el futuro:


  • Pensamiento crítico y análisis: La capacidad de analizar información de manera crítica, identificar sesgos y evaluar diferentes perspectivas antes de tomar decisiones.

  • Resolución de problemas y creatividad: La habilidad de analizar situaciones complejas, identificar soluciones creativas e implementarlas de forma eficaz.

  • Comunicación efectiva: La habilidad de transmitir ideas con claridad, escuchar con atención y generar confianza a través de la comunicación.

  • Colaboración y trabajo en equipo: La capacidad de colaborar con otros, delegar tareas y construir relaciones sólidas dentro del equipo.

  • Aprendizaje continuo y adaptabilidad: La habilidad de adaptarse a los cambios, aprender de forma continua y desarrollar nuevas habilidades en respuesta a las necesidades del futuro.

  • Ciudadanía global y responsabilidad social: La capacidad de comprender diferentes culturas, trabajar por la justicia social y actuar de manera responsable para proteger el medio ambiente.

  • Liderazgo y emprendimiento: La capacidad de inspirar y motivar a los demás, tomar iniciativa y crear soluciones innovadoras a los problemas.

  • Autoconciencia y gestión emocional: La capacidad de comprender y gestionar las emociones propias y de los demás, creando un ambiente positivo y colaborativo.

  • Resiliencia y bienestar: La habilidad de afrontar la adversidad, adaptarse a los cambios y mantener un buen estado de salud física y mental.


Desarrollar estas competencias ayudará a estar mejor preparados para el futuro y a contribuir a un mundo mejor.

201 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

¿Nos dejas tu comentario?

Comentarios
Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Agrega una calificación
Share Your ThoughtsBe the first to write a comment.
bottom of page