5 razones por las que fracasan los equipos



Hoy, se ha puesto de moda los equipos remotos o equipos de trabajo autoridigidos. Hacemos un recuento de algunos de los errores más frecuentes en su gestión, sobre todo los que hemos escuchado de forma más frecuente en nuestro programa Coaching de Equipos.


1. Exceso de «democracia».

No todas las decisiones de equipo se logran en procesos democráticos. Es más, eso puede traer serias complicaciones en la efectividad. Conozco el caso de una empresa en la que se tomaron un año entero en decidir qué color de uniforme usar. ¿La razón? No existía unanimidad en la decisión. Eso no es productivo, menos en el tipo de economía en la que vivimos. El consenso tiene que ser sobre ciertos temas puntuales, no se puede llevar al extremo la idea de consenso. De hecho, el rol del liderazgo tiene relación con decisiones clave que afectan el rumbo de la organización; es responsabilidad del líder tomar decisiones.


2. No resolver conflictos

Como en toda la dinámica social, los equipos y grupos son fuente de conflictos permanentes, es parte de la condición humana. Sin embargo, muchas veces se comete el error de dejar conflictos graves sin resolver que con el tiempo se convierten en bolas de nieve que terminan aplastando el clima laboral. No deje conflictos graves sin resolver, tarde o temprano se sentirán sus efectos.


3. Fe ciega en el equipo

Eso suena bien; pero existen ocasiones que esa fe nos hace olvidar que muchas tareas las puede realizar una sola persona y de forma más eficiente. El trabajo en equipo no puede convertirse en una panacea. Existen ocasiones en que es mejor recordar ese viejo adagio de Napoleón Bonaparte:


«Si quieres que algo sea hecho, nombra un responsable. Si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión.

4. Incentivos

El trabajo en equipo requiere del compromiso individual alrededor de un propósito claro. Ese compromiso no viene por simple "voluntarísmo". Un equipo muestra cohesión cuando existen creencias compartidas e incentivos monetarios y no monetarios que promuevan la colaboración con otros.


5. Líderes sin visión

Este es quizá el aspecto más relevante de todos. El propósito del equipo se define desde el liderazgo. Sin una visión clara, los talentos individuales y de equipo se ven limitados a las tareas mecánicas del día a día. Mientras que, un equipo con un líder visionario tienen a maximizar sus propias capacidades para lograr esa visión compartida.


#CoachingdeEquipos #BusinessCoaching #DiplomadoCulturaÀgil



98 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo