top of page

Un tuit abre el debate sobre el balance vida personal y vida laboral


Balance vida laboral, vida personal

En tiempos de redes sociales estamos más expuestos a la opinión pública. Algunos tuits generan conversaciones que suelen traspasar el momento y los límites de Twitter. Eso es lo que pasó con el tuit al que nos vamos a referir hoy. Obviamos los nombres y otros detalles porque no aportan al objetivo de esta reflexión.


El tuit en mención dice: «Escribo a esta hora a dos personas que trabajan conmigo y que están “en línea”, el mismo mensaje o idea creativa que me surgió. La persona A responde y aporta con otra idea. La persona B ni siquiera me respondió. ¿Eso se llama compromiso y actitud positiva?». El tuit lo escribió un empresario a las 12:47 a. m.


Gestión del tiempo

Las reacciones no se hicieron esperar. Cientos de internautas comentaron el tuit en contra de la posición del empresario. La pregunta que planteamos en este blog es: ¿Cuáles son los límites entre la vida personal y la vida laboral? Pensamos que es una pregunta pertinente en un contexto de trabajo remoto, nuevas tecnologías y las obvias necesidades de aumentar la productividad de una manera eficaz.


La gestión del tiempo


Mentoring Ejecutivo

Para Hartmut Rosas, intelectual de la Escuela de Frankfurt, el tiempo se ha convertido en un artículo raro, en un problema existencial de los humanos modernos. Hemos convertido a la innovación en una especie de religión, dice el pensador.


Esta necesidad de crear e innovar de manera continua, más aún en medio de una pospandemia que exige esfuerzos adicionales para la recuperación económica, nos coloca en una especie de tren de alta velocidad.


Todo pasa tan rápido como cuando deslizamos el contenido en las pantallas de nuestros teléfonos móvilesque necesitamos hacer una pausa de vez en cuando. ¿Qué sucede si el jefe o los colaboradores no respetan los horarios? La tecnología nos ha facilitado la conexión, eso no hay duda, pero también ha diluido la diferencia entre tiempo laboral y tiempo personal.

De hecho, los límites entre la empresa y el hogar se cayeron a pedazos cuando en medio de la pandemia la mayoría de los trabajadores llevaron la oficina a sus casas. Entonces, es hora de retomar la discusión sobre esos límites. Es imposible pensar una empresa del futuro que no tenga claro los horarios de trabajo. Hemos preparado cuatro consejos clave a la hora de fijar los límites.


Aprender a decir que no

Esta regla aplica en varios aspectos de la vida, pero en el tema que estamos tratando se convierte en ley. Si tiene que decir NO a un fin de semana de trabajo porque tenía planificado algo con su familia, dígalo y hágalo de manera asertiva. Lo peor que puede hacer es aceptar a pesar de que tiene otros compromisos o reaccionar de forma agresiva frente a esta demanda.


Fijar límites claros

Sin límites claros, todos en la empresa, interpretan lo que tienen que hacer, lo que está bien o mal. Uno de esos límites es el factor tiempo. Si bien, hoy, cuando predomina el trabajo intelectual es un poco más difícil marcar tiempos, es necesario hacerlo. Debe establecerse de manera clara los alcances de la relación laboral. Esto aplica también para quienes dirigen la empresa, no pueden pretender controlar todo, todo el tiempo. Es decir, debe llegarse a acuerdos claros y firmes sobre la disposición de tiempos para tratar temas laborales.


Aprovechar al máximo el tiempo en familia


Uso de tecnologías para mejorar la gestión del tiempo

Aunque parece una obviedad, debemos recalcar que es necesario desconectarse del trabajo y, muchas veces, eso requiere también de una desconexión tecnológica. Claro, entendemos que eso depende de la actividad profesional a la que se dedique, para un médico será más difícil que para alguien que está en otra actividad. En todo caso, trate de desconectarse lo que más pueda.


Un tema que está también generando discusión es el uso de aplicaciones de mensajería tipo WhatsApp. Ya existe una tendencia de opinión pública que pide evitar su uso para temas laborales al considerar que se invade la privacidad. Se puede buscar alternativas que respeten los espacios que se consideran más privados.


Que la tecnología dependa de nosotros, no al revés

En la práctica eso significa dejar hábitos que nos hacen dependientes de las redes sociales, aplicaciones, WhatsApp. Quizá es momento de hacer una «terapia» que nos libere tiempo para otras actividades a las que hemos dejado de lado. Por ejemplo: leer, mirar películas, aprender, jugar con nuestros hijos o simplemente: dormir las horas que corresponde.



Como conclusión


Más allá de lo anecdótico del tuit que hemos comentado, esta es una gran oportunidad para tomar conciencia de muchas condiciones que hemos aceptado de forma tácita, tanto los jefes como los colaboradores. Por ejemplo, creer que se aumenta la productividad solo por el hecho de dedicar más horas al trabajo. Eso contradice todo el proceso económico que estamos viviendo.

Te puede interesar: Tiempo, bendito tiempo

La calidad de trabajo hoy, no se puede medir únicamente por el factor hora, claro, nos referimos al trabajo intelectual. El trabajo manual, mientras es asumido por robots, utilizará todavía el indicador basado en horas, repetimos: mientras ese trabajo manual es asumido por robots.





115 visualizaciones0 comentarios

Komentarze

Oceniono na 0 z 5 gwiazdek.
Nie ma jeszcze ocen

Oceń

¿Nos dejas tu comentario?

Comentarios
Noté 0 étoile sur 5.
Pas encore de note

Agrega una calificación
Partagez vos idéesSoyez le premier à rédiger un commentaire.
bottom of page