5 consejos para mejorar la productividad en equipos remotos




Durante la pandemia surgió, con importancia demoledora, la discusión sobre las formas de trabajo. El teletrabajo apareció como una prioridad. ¿Qué importancia tiene el liderazgo en ese contexto?


Carla, me comentó que no ha logrado trasladar la urgencia de lograr resultados a su equipo de trabajo. Acostumbrados a las reuniones matinales, hoy intentan hacer lo mismo, pero a través de Zoom. Simplemente, los resultados no logran concretarse a pesar del intento de mantener la rutina. La joven ejecutiva, que trabaja en una empresa de cosméticos, ha aumentado la presión sobre el equipo al no lograr resultados. Esto no solo que no ha resuelto el problema, sino que lo ha profundizado.


Para Warren Bennis, el líder es un arquitecto social, un creador y un desarrollador de las capacidades de su equipo de trabajo. Es una gran definición de liderazgo. Es justamente esa función, de desarrollador de talentos, la que hay que fortalecer en el teletrabajo. En el caso de Carla, su foco de trabajo estaba en el control, presa de un modelo de liderazgo directivo descuidaba el enfoque de desarrollador de talentos, que es lo que finalmente le permitirá alinear un equipo que trabaja de forma autónoma.


Estos son cinco consejos de aplicación inmediata, que le dimos a Carla, para empezar a desarrollar el talento de sus colaboradores.


Sobre su papel como líder. No hay cambio que pueda mantenerse a lo largo del tiempo sin la implicación y responsabilidad directa del líder y en este caso no hay diferencia. El trabajo remoto no puede desarrollarse sin un líder capaz de crear una visión compartida y crear un ambiente en el que sus equipos de trabajo hagan sus tareas sin necesidad de supervisión permanente. Es decir, más allá de las reuniones matutinas es importante que cada persona tenga claro: ¿Para qué hace su trabajo? ¿Cómo lo hace? ¿Cómo podría hacerlo mejor? Y las respuestas a estas preguntas solo pueden nacer de una visión clara que dicte: hacia dónde van y qué esperan lograr.


¿Confía en el potencial de su equipo? Sin un equipo en el cual confiar, no existe plan de desarrollo que se pueda cumplir y no hago referencia a una fe ciega en el equipo, sino en una valoración adecuada del potencial y del desempeño. ¿Las personas que forman parte de este equipo son las adecuadas para enfrentar los retos presentes y futuros? Es probable que en muchos casos detecte brechas que deben resolverse, pero si nunca se hace la pregunta, jamás lo resolverá.


La comunicación interpersonal debe ser eficiente y efectiva. No existe ninguna posibilidad de llevar a un equipo a su máximo desempeño sin que medie una sólida cultura de comunicación interpersonal de calidad. Debemos mencionar que es el líder el responsable en gran parte del estilo de comunicación del equipo. Carla, últimamente estaba un tanto agresiva en las reuniones matutinas, al no ver avances en las metas usaba un lenguaje amenazante, pronto aparecieron malentendidos y resentimientos personales. El líder genera con el ejemplo.

Incluye espacios para generar planes de desarrollo individual. Le sugerimos incluir en su agenda de trabajo espacios para diseñar planes de desarrollo que permitan que cada miembro del equipo detecte oportunidades individuales, mejoras de sus competencias e incluso aportes al logro de los objetivos planteados.


Ofrece feedback de apoyo. Este es un aspecto muy importante. La retroalimentación tiene que orientarse a la reflexión sobre nuevas oportunidades, la retroalimentación para acusar o buscar culpables genera un mal ambiente laboral, crea incertidumbre y desconfianza.


Implementados estos cinco consejos, mejoró ostensiblemente el clima laboral y sobre todo cada persona empezó a asumir sus propias responsabilidades.




194 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Recibe nuestros artículos en tu correo