8 cuestiones que deberías preguntarle a tu jefe




Por Lea McLeod

Originalmente publicado en TheMuse.com


Cuando mi cliente Sarah me contactó para resolver algunos problemas en su trabajo, no pensé que sería una tarea muy difícil. Después de todo, ella era brillante, buena en lo que hacía, y comprometida con el éxito.


El problema, me explicó, era un jefe difícil. Lo veía como un obstáculo que tenía que sortear para lograr sus objetivos, más que como una parte esencial (o, francamente, cualquier parte) de su éxito.


Pero mientras seguía haciendo preguntas, me sorprendió lo poco que sabía realmente sobre sus tareas, las expectativas de su jefe y, sobre todo, cómo trabajar con su jefe de forma eficaz. De hecho, tendía a hacer suposiciones sobre lo que su jefe necesitaba o pensaba, basándose únicamente en sus observaciones, sin ningún hecho real. No es de extrañar que tuviera dificultades.


Si tiene problemas similares con su gerente, siga el consejo que le di a Sarah e inicie una reunión personal para hacer estas ocho preguntas esenciales. Con las respuestas que reciba, comprenderá mejor el punto de vista de su gerente, podrá trabajar en conjunto de manera más efectiva y, en última instancia, creará más oportunidades de éxito para ambos.


1. ¿Cuál es el logro más importante que esperas conseguir en tu función actual?


Esta pregunta le dará una idea de la motivación a corto plazo de su jefe, lo que le dará una mejor idea de cuáles deben ser sus metas y objetivos.


Los gerentes, desafortunadamente, no siempre son claros con los empleados en sus metas y planes, pero si entiendes un poco más en qué se enfoca tu jefe, puedes priorizar mejor tus propias responsabilidades y posicionarte para el éxito a los ojos de tu jefe.


Por ejemplo, tal vez su organización esté en medio de una adquisición y el objetivo de su gerente sea crear una transición sin problemas para el departamento recién fusionado. Con esa información, usted debe tratar de ayudarla a tener éxito en eso, ya sea pasando unas semanas reforzando la documentación de la empresa o simplemente ofreciéndose como voluntario para ayudar con la capacitación.


2. ¿Cuáles son sus objetivos profesionales?


Aunque es similar a la pregunta número uno, la respuesta a esta le dará una idea de los objetivos a largo plazo de su jefe. ¿Quiere ser vicepresidente a los 35 años? ¿Director General a los 50? ¿Quiere empezar su propio negocio algún día? Conocer su plan a largo plazo le ayudará a entender por qué podría tomar ciertas decisiones.


Por ejemplo, tal vez sea voluntaria de su departamento para un proyecto que no le parezca importante, pero que la ponga en la mira de los altos ejecutivos, lo que podría ponerla en la posición perfecta para un ascenso.


Al conocer sus objetivos, comprenderá mejor por qué dirige su equipo como lo hace, en lugar de dudar de sus estrategias.


3. ¿Qué es lo más importante para su jefe?


A menos que trabajes para el CEO, tu jefe también se reporta a su jefe. Así que, hacer esta pregunta te ayudará a aprender más sobre lo que el nivel superior de tu organización espera. Y descubrir estos objetivos de nivel superior le dará un sentido más profundo del significado de su trabajo, ya que verá exactamente cómo usted y su equipo encajan en el panorama general.


Además, tomarle el pulso a los proyectos de nivel superior de la empresa puede darle la oportunidad de ofrecerse como voluntario para iniciativas de las que de otra manera no habría sido consciente.


4. ¿Qué puedo hacer para que tengas más éxito hoy (o en esta semana, mes, trimestre o año)?


Esta debería ser una pregunta que se hace regularmente, porque siempre debe tratar de hacer que su jefe tenga el mayor éxito posible.


Cuando consiga una respuesta directa a esto, podrá concentrar su energía en los lugares adecuados, porque sabrá exactamente qué tareas deben tener prioridad.


(Y como ventaja, también le recordará a tu jefe que estás realmente involucrado en su éxito).


5. ¿Qué es lo único que podría hacer diferente?


Tener expectativas claras es la clave para obtener un rendimiento ganador, y esta pregunta es una forma furtiva de averiguar esas expectativas.


Por ejemplo, si tu gerente dice que le gustaría que te esforzaras más por participar activamente en las reuniones, sabrás que valora un entorno de colaboración de ideas, en lugar de proponer cada iniciativa por sí mismo. Y saber eso puede ayudarte a cumplir exactamente con sus expectativas.


6. ¿Qué debo saber sobre su trabajo y su estilo de gestión?


¿Tu gerente espera que estés disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana? ¿Responder a los correos electrónicos los fines de semana? ¿Cómo maneja el estrés?


Hacer esta pregunta directa puede no darle todas las respuestas (por ejemplo, un microgerente puede no admitir fácilmente la microgestión). Pero incluso si consigue un poco de perspicacia, usted tendrá un mejor sentido de lo que puede esperar y cómo manejarlo.


7. ¿Cómo te gustaría recibir mis comentarios?


Pase lo que pase, no estarás de acuerdo con tu gerente en todo. Pero, no tienes que simplemente hervir de frustración, siempre y cuando sepas cómo presentar tus quejas de la manera correcta.


Para prepararse para un eventual punto de discusión, pregunte cómo prefiere su gerente recibir la retroalimentación; obtendrá una respuesta mucho mejor si juega según sus reglas, ya sea que eso signifique programar una reunión personal, en lugar de tomarlo desprevenido en una conversación de pasillo o resumir sus pensamientos en un correo electrónico.


Una vez que sepas cómo entregar tus comentarios constructivos, estarás mucho más preparado para pedir lo que necesites: Ya sea que quieras actualizaciones más frecuentes sobre los plazos, un tiempo regular de uno a uno, o una toma de decisiones más rápida sobre los proyectos, es importante que te sientas cómodo haciendo estas solicitudes.


(Y si estás nervioso por hacerlo, aquí tienes cómo dar una respuesta honesta que no asuste).


8. ¿Por qué me contrataste?


Cuando consigues un nuevo trabajo, a menudo estás tan emocionado que olvidas preguntar por qué fuiste seleccionado sobre todos los demás candidatos. Pero es una pregunta importante, porque te ayudará a afinar exactamente cómo tu jefe creía que mejorarías el equipo.


Tal vez su jefe diga que usted demostró su capacidad para presentar datos complejos de una manera simple mejor que cualquier otro candidato. Y así, ahora sabe que es una parte importante de lo que su jefe espera que usted entregue. (Además, como probablemente lo haces mejor que nadie en el equipo, ¡es tu oportunidad de brillar de verdad!)


Al pasar un tiempo en los zapatos de tu jefe y hacerte estas preguntas, podrás suavizar cualquier aspereza en tu relación profesional.


Bien, puede ser un poco intimidante al principio, pero inténtalo. A medida que construyas esa relación, dejarás de ver a tu jefe como un obstáculo y empezarás a verlo como una parte esencial de tu éxito mutuo.



SOBRE EL AUTOR

Lea McLeod


Lea McLeod, M.A. es una entrenadora y consultora que te ayuda a construir la confianza y la estrategia para la búsqueda de trabajo y carrera. Puedes conectarte con Lea en LeaMcLeod.com. Publicado con autorización de Bob Tiede LeadingWithQuestions.com

119 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo