Soft skills y teletrabajo


Los líderes empresariales tienen la obligación de aprender nuevas formas de enfrentar la globalización, la tecnología y los cambios que produce la crisis provocada por la pandemia. Uno de esos retos es el teletrabajo. ¿Es necesario el desarrollo de soft skills para mejorar la productividad en teletrabajo?

Durante los primeros meses de la pandemia muchas empresas optaron por implementar teletrabajo. Las adopción tecnológica fue inmediata. Entre los problemas más importantes que reportaban los trabajadores estaba la relación con la gestión del tiempo, relación con los compañeros, relación con los jefes, etc. Es decir, la adopción tecnológica no era un problema, el problema estaba centrado en las relaciones y dentro de estas, en las soft skills necesarias para enfrentar una nueva forma de trabajo. El desarrollo de soft skills en entornos empresariales se convirtió en un reto hace muchas décadas, pero ahora toma más vigencia que nunca. ¿Qué es soft skills? Se traduce al español como «competencias blandas», pero es bastante común el uso de soft skills en el léxico empresarial. Son habilidades no técnicas que permiten interactuar, resolver problemas y administrar el trabajo. Por ejemplo las habilidades de comunicación, gestión de tiempo, liderazgo, capacidad de trabajo en equipo, etc. En el mundo que vivimos las soft skills tienen que fortalecerse a la par de la adopción tecnológica. Esta necesidad se puede observar en un hecho evidente para todos. Hoy predomina la comunicación en la que media la pantalla o el teclado. En estos canales disminuye la calidad de un gran componente de la comunicación humana: la comunicación no verbal, es decir, las formas de comunicación que no emplean la lengua como vehículo o sistema para expresarse (1). Por ejemplo, cuando envía un mensaje de texto, la sintaxis y la semántica nos permite dar sentido a nuestro mensaje, pero, quedan excluidos, o disminuyen mucho, los elementos paralingüisticos: gestos, expresiones corporales, tono de voz, gesticulaciones, etc. Aunque a primera vista no parezca relevante, la realidad es que estos elementos proveen de elementos clave para comprender los mensajes y ejercer una comunicación efectiva. En ese sentido es importante el desarrollo de soft skills clave que permitan afinar la comunicación con estas deficiencias que produce la comunicación a través de medios tecnológicos. La capacidad de empatía, la escucha, la capacidad de reconocer los diferentes estados emocionales propios y del otro, son algunas de las habilidades clave a desarrollar. Estas habilidades no se desarrollan a través de cursos de capacitación únicamente, es necesario incorporar un proceso que permita el desarrollo personalizado e individualizado. El Coaching Ejecutivo es el proceso adecuado para acompañar este tipo de necesidades de desarrollo. Un coach profesional está preparado para crear un proceso con las características que requiere el trabajo con competencias blandas. Fuente: https://concepto.de/comunicacion-no-verbal/#ixzz6jMB3xtCD

71 vistas

¿Nos dejas tu comentario?

Recibe nuestros artículos en tu correo