Predecir o generar

Actualizado: sep 10

Oswaldo Toscano 



La crisis por la pandemia ha elevado a nivel de discusión urgente, la necesidad de cambio. Si le quitamos el drama, lo más probable es que nos encontremos con diferentes niveles de cambio que requiere cada organización. A pesar de que la crisis disparó esta ola masiva de temas y tareas pendientes, no hay que olvidar que estamos en el nacimiento de la Cuarta Revolución Industrial y la crisis no hizo más que acelerar o aumentar la conciencia sobre el cambio. La pregunta clave es: ¿Qué cambiar?

En la dinámica empresarial existe trabajo que se puede definir de forma clara, que tiene procedimientos claros y establecidos. Pero, también existe trabajo de alta incertidumbre. Por ejemplo, una cadena de producción, quizá se acerca a esa idea de trabajo definible, y la resolución de problemas a clientes a la idea de trabajo de alta incertidumbre. En ninguno de los dos casos existe un valor absoluto, siempre son una combinación entre trabajo definible y trabajo de alta incertidumbre.

Si bien, es necesario el desarrollo de una cultura orientada a la creatividad e innovación frente a la Cuarta Revolución Industrial, es necesario hacer énfasis en trabajos más identificados con alta incertidumbre. Es ahí donde existe mayor complejidad, riesgo y lógicamente incertidumbre. El enfoque predictivo en ese caso resulta insuficiente y a veces produce ineficiencia.

Es en el trabajo de alta incertidumbre donde una cultura ágil va a reflejarse de forma más evidente, pues permite que los equipos de trabajo puedan desarrollar autonomía para tomar decisiones bajo la visión del líder. Lo interesante es que frente a un entorno de cambios prominentes gran parte de la carga de laboral es trabajo de alta incertidumbre.


#BusinessCoachingSchool

#CulturaAgil

#LiderazgoAgil




62 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo