El coaching en el futuro del desarrollo organizacional



Como era previsible, la última Encuesta Anual de CEO PwC Interaméricas, refleja una gran preocupación por las consecuencias de la crisis económica producto de la pandemia. Los CEO de muchas empresas encuentran en el talento humano la clave para la recuperación. ¿Tiene el coaching algo que aportar para lograr ese objetivo?


Un amigo, que dirige una gran empresa del sector metalúrgico metalmecánico, me contó que ahora mismo no han sentido aún las consecuencias de la crisis económica, pero estaba seguro de que este año disminuirían las inversiones en infraestructura y que se estaban preparando para un período de ajustes. Esta es la misma perspectiva que refleja la encuesta realizada por PwC a ejecutivos de grandes empresas en América Latina. Existe una profunda preocupación que incide de forma negativa en la confianza empresarial. El impacto que más temen los empresarios es sobre las finanzas, la estrategia y marca, las operaciones y cadena de suministros y el personal.




Sobre el personal, existe preocupación por una nueva ola de contagios por la enfermedad del coronavirus, por lo cual se proponen varios cambios en el lugar de trabajo y la adopción del teletrabajo como modalidad permanente. Surge también un desafío de alta relevancia, las habilidades necesarias para la nueva economía digital, que, si bien no nacen de la crisis por la pandemia, esta hizo que se hiciera urgente prestar atención al desarrollo de estas habilidades.


Entre las habilidades más importantes existe una combinación de habilidades tecnológicas y habilidades blandas. Es decir, una combinación de conocimientos técnicos para aprovechar y adoptar mejor la tecnología y, por otro lado, el desarrollo de nuevas habilidades sociales en ambientes digitales. Es interesante como la consciencia sobre estas habilidades emerge en medio de una vorágine tecnológica, es decir, los empresarios de una manera muy intuitiva saben que la tecnología sin las capacidades creativas de los trabajadores, no generan valor.


Tal es así, que los tres factores clave de recuperación que declaran en la encuesta son productos de la capacidad creativa de los seres humanos. La creación de una visión compartida, las capacidades o competencias individuales y la agilidad para cambiar. No es coincidencia, es justamente lo que me comentó mi amigo sobre su empresa cuando trataba de explicar la estrategia para afrontar el futuro. En su empresa están en un proceso para afinar el aspecto estratégico de su organización, contrataron una consultoría para implementar sistemas de gestión por competencias y para los miembros de la gerencia de la organización, nos pidieron una propuesta para desarrollar competencias de liderazgo a través de coaching.


¿Qué papel tiene el coaching en este contexto?


Con un proceso de Business Coaching se puede acompañar el desarrollo de los elementos clave para afrontar la incertidumbre, el Coaching Ejecutivo es el proceso ideal para desarrollar soft skills en cargos de liderazgo, Coaching de Equipos permite alinear estrategias, competencias de equipos de alto desempeño y liderazgo y la cultura organizacional ágil crea el marco de trabajo para afrontar este enorme reto que tienen todas las organizaciones empresariales independiente del tamaño o sector económico.

68 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Recibe nuestros artículos en tu correo