7 claves para ser directivo coach





A primera vista son dos términos contradictorios. Dirigir es lo contrario a lo que hace un coach. A menos que, se quiera decir que un ejecutivo puede usar una orientación coaching para acompañar el desarrollo de su equipo.


Para evitar confusiones aclaremos, un directivo coach no deja de dirigir. De hecho, sería un enorme error con consecuencias terribles para quienes llevan en el día a día el liderazgo de equipos de trabajo. En el campo de la gestión de equipos, organizaciones y proyectos la esencia es la dirección por lo que es imposible que un directivo deje de hacer su trabajo, dirigir, para convertirse en Coach de su equipo.


Sin embargo, en el sentido más estricto del proceso de Coaching un directivo no puede ser Coach (con C mayúscula) de su equipo. Los directivos pueden ser coaches (con c minúscula) o lo que es lo mismo, puede usar enfoque de coaching para acompañar el desarrollo de su equipo. Entendemos el Coaching como un proceso profesional no directivo para el desarrollo del talento humano y se lleva de la mano de un Coach profesional certificado que ofrece servicios de Coaching a ejecutivos y empresas.


El Coaching es un proceso no directivo. Es su esencia. Cuando se rompe este principio de no directividad, sencillamente ya no es Coaching. En ese sentido, difícilmente un directivo puede hacer de Coach de su equipo. Él mismo es parte del equipo por lo que la objetividad no existe y es prácticamente imposible evitar la directividad. Es por ello que existe una naciente industria de Coaching profesional. Son necesarios los Coaches externos que puedan ofrecer procesos objetivos, profesionales y especializados.


Los directivos si pueden aprovechar las ventajas del coaching para incrementar el talento de sus colaboradores y actuar como "Directivos coach". Es decir, pueden ser coaches de sus equipos. Para ello, deben comprender que el management totalmente directivo muchas veces no genera resultados y que es necesaria una combinación entre dirigir y desarrollar los talentos individuales desde las conversaciones de valor. Aquí les dejamos algunas claves para empezar a explorar esta posibilidad del Directivo coach.


Algunas recomendaciones:


  1. Usar enfoque coaching en nuestras relaciones con los colaboradores es una excelente vía para mejorar conductas y competencias. También fortalece la capacidad creativa del equipo.

  2. Para ser coach de su equipo primero reflexione sobre las limitaciones de un estilo directivo absolutamente controlador, que concentra todas las soluciones, y los beneficios de hacer que todo el equipo piense en las soluciones.

  3. Comprenda que la gente inicia un proceso de cambio o aprendizaje efectivo cuando considera que le aporta para el logro de sus propios objetivos también.

  4. Disponer de espacios para conversaciones individuales, cara a cara, con los colaboradores potenciales y con los que necesitan trabajar sobre brechas específicas.

  5. Generar conversaciones que permitan encontrar soluciones vivas. Es decir, en el lugar donde ocurren los hechos, en el momento adecuado y con la persona adecuada.

  6. Revisiones frecuentes de los objetivos de desarrollo. Esto requiere del involucramiento del colaborador incluso desde la planeación del diseño de los objetivos.

  7. Ofrecer feedback para el aprendizaje.


Así que los ejecutivos pueden aprovechar las ventajas del coaching (con c minúscula) y contratar Coaches profesionales cuando requieran proceso específicos de Coaching (con C mayúscula).


#CoachingEjecutivo

#CoachingdeEquipos

#BusinessCoaching



103 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo