3 competencias clave para lograr resultados



Lamentablemente, hoy se ha trasladado a la empresa esa idea de que todo es cuestión de actitud. El reduccionismo detrás de ese paradigma es peligroso. Sobre todo porque se deja de lado aspectos que permiten desarrollar competencias clave, necesarias para lograr resultados.


En primer lugar, retomemos una definición de Peter Drucker sobre el rol del manager en la economía de las ideas. Para el pensador austriaco un manager tiene que ser generalista, capacitado esencialmente para pensar, juzgar con corrección y acertar al decidir. Es decir, el trabajo del manager es estratégico, y necesita de un equipo que logre hacer con eficiencia el trabajo intelectual o manual para lograr convertir la estrategia en resultados.


¿Qué competencias clave necesitan los miembros de su equipo?

Aunque la lista podría ser más amplia, las tres competencias clave son: iniciativa, orientación al logro, persistencia.

Iniciativa

Según el Diccionario de Competencias de Martha Alles: «Iniciativa es la capacidad para actuar proactivamente, idear e implementar soluciones a nuevas problemáticas y/o retos, con decisión e independencia de criterio». Además, en la economía del conocimiento, esa capacidad debe ejecutarse con rapidez, eficacia y eficiencia. Es una competencia que permite aprovechar al máximo las oportunidades. Es imposible lograr una estrategia exitosa sin esta competencia en el equipo de trabajo; la falta de ella llevará al manager al trabajo operativo, pues estará todo el tiempo en un rol de supervisor vigilando, o incluso haciendo el trabajo que corresponde a su equipo.

Orientación al logro

El colaborador está comprometido con lograr el resultado y se encuentra en la búsqueda permanente de nuevas rutas, tácticas o incluso provee retroalimentación para cambiar la estrategia que permita lograr los objetivos planteados. Esto, evidentemente, requiere de un alto compromiso con el propósito de la organización. Un colaborador sin compromiso, no puede desarrollar la competencia orientación al logro de forma eficiente.

Persistencia

La persistencia o capacidad de adaptarse a los cambios sin perder de forma permanente vigor. La perseverancia a pesar de las dificultades. La capacidad de resiliencia es clave en esta competencia. El desánimo o la indiferencia pueden dar inicio a un ciclo de improductividad que solo puede transformarse con una alta capacidad de resiliencia de los colaboradores y por supuesto, del manager.

Estas tres competencias son cardinales para cualquier tipo de empresa; indistinto del tamaño, sector económico o antigüedad. En el caso de empresas que tienen subsistemas de talento humano más desarrollados, pueden incorporar en sus procesos de selección herramientas que les permitan detectar el nivel de estas competencias —siempre es mejor contratar personas con un buen nivel de desarrollo— y luego incorporar procesos de coaching ejecutivo para lograr niveles más altos de competencia.

¿Y la actitud? Es muy importante en el desarrollo de estas tres competencias, pero no alcanza para lograr resultados. Es necesario incorporar habilidades y conocimientos específicos, caso contrario, todo queda en el nivel de la «buena voluntad».




#BusinessCoachingSchool #CoachingEjecutivo #CoachingdeEquipos #CompetenciasLaboralesyCoaching

65 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo