Metodologías Ágiles

Actualizado: 6 de dic de 2019



Después de los atentados del 11 de septiembre del 2001 el Gobierno de EE.UU. detectó que el FBI necesitaba un sistema informático que permita mejorar la capacidad de recuperar y compartir conocimientos para actuar más rápido frente a situaciones catastróficas. Sin embargo, luego de costosos intentos el proyecto no marchaba bien. Una de las razones es que el método que usaban para planificar el proyecto, en cascada y diagramas de Gantt, era poco realista. Los plazos no se cumplían y los objetivos no se concretaban.


Jeff Sutherland y Ken Schwaber diseñaron un nuevo método de trabajo. SCRUM, un método más conectado con la vida real de los proyectos: "Se basa en la forma en que la gente trabaja, no en cómo dice que trabaja". La pregunta que dio pie al nacimiento de SCRUM fue: ¿Por qué no comprobamos cómo va cada cierto tiempo el proyecto, si vamos en una buena dirección, y sobre todo, si es lo que realmente la gente quiere?. El método permite ciclos de inspección y adaptación que facilita el feedback temprano y la eliminación de errores.


Las metodologías y modelos de trabajo ágiles entraron de lleno en las organizaciones. Su impacto se extiende a todas las áreas e incluso cuestiona los fundamentos de la filosofía empresarial. Uno de sus orígenes es una reunión en el 2001 de un grupo de desarrolladores de software críticos de los modelos tradicionales de planificación de proyectos tecnológicos. Sus principales postulados los resumieron en el "Manifiesto Ágil" que se puede resumir en:


  • Valorar más a los individuos y sus interacciones que a los procesos y las herramientas.

  • Valorar más el software funcionado que la documentación exhaustiva.

  • Valorar más la colaboración con el cliente que la negociación contractual.

  • Valorar más la respuesta ante el cambio que seguir un plan.


Estos principios pueden ser adoptados por cualquier área de la organización. De hecho, es el inicio de una nueva ola, pero que requiere de un profundo cambio cultural en la organización. Se trata de dar preponderancia a los resultados por sobre las jerarquías y la burocracia. Es necesario mejorar las experiencias de aprendizaje en la organización. Ampliar los sistemas de feedback de tal forma que permitan aprender en tiempo real. Entre otros cambios.


Recuerde que las metodologías ágiles son medios, no fines, por lo que la primera pregunta que debe hacerse es ¿Para qué quiere una cultura ágil?.




#BusinessCoachingSchool

#MetodologíasÁgiles

#CoachingEjecutivo

#CoachingdeEquipos

#SCRUMMaster


Recibe nuestros artículos en tu correo