Mentoring Ejecutivo ¿Qué aporta a la empresa?



En La Odisea, obra de Homero escrita entre el 750 y el 700 a.C., aparece un personaje llamado Mentor. Cuando Ulises se marchó a la guerra de Troya encomendó a Μέντωρ (Mentor) el cuidado de su hijo Telémaco. A pesar de la distancia histórica, el Mentor está presente hoy dentro de la empresa.


En la literatura moderna sobre management, mentoring, es un término que suele aparecer con la misma frecuencia que el término coaching. En general se define al mentoring como un proceso de guía que se establece entre un mentor y un mentee (receptor del proceso). Es decir, es un proceso directivo en el que un mentor aporta con conocimientos, recursos, guía para lograr los objetivos del mentee. Los mentores también pueden inculcar normas y valores.


Básicamente, dentro del entorno laboral, un Mentor Ejecutivo puede acompañar al mentee para lograr mejoras en el desempeño a través de:


Siempre hemos tenido mentores en nuestra vida, no necesariamente como rol nominal, sino como rol asumido por personas que nos han acompañado en nuestro desarrollo. Un jefe, un compañero, incluso, un colaborador con experiencia en algún campo necesario para lograr nuestros objetivos. Alguien que nos ha brindado consejos, enseñanza, guía, etc. Sin embargo, existe una necesidad de formalizar el proceso para aprovechar mejor el Know How acumulado por la experiencia a través de una alianza de aprendizaje mutua.


El Mentoring Ejecutivo puede aportar aspectos para mejorar la satisfacción con el entorno laboral. Es una excelente oportunidad para aprovechar la sabiduría de quienes han transitado la ruta de la organización o de temas de desarrollo específicos, acompañando a los que recién empiezan.


#MentoringEjecutivo

#BusinessCoachingSchool

#Coaching

0 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo