top of page

Inclusión y Diversidad: Claves para Construir una Cultura Empresarial Creativa


Cultura Organizacional Ágil

En la actualidad, la inclusión y la diversidad se han convertido en temas centrales para las empresas que buscan no solo atraer talento, sino también retenerlo y fomentar un ambiente laboral productivo y enriquecedor, más humano.


Construir una cultura empresarial inclusiva es esencial no solo desde una perspectiva ética, sino también desde un punto de vista empresarial, ya que ha demostrado mejorar la creatividad, la toma de decisiones y el rendimiento de los empleados. En este artículo, exploraremos las claves fundamentales para lograr una cultura de inclusión y diversidad en tu empresa.


Scott E. Page ha trabajado en demostrar que la inclusión puede generar ambientes de más creatividad. En su libro The Difference: How the Power of Diversity Creates Better Groups, Firms, Schools, and Societies (2018) descompone el concepto de diversidad en un conjunto de cuatro herramientas:

  • Las perspectivas son las formas en que las personas representan problemas y situaciones relevantes.

  • Las interpretaciones, cómo las personas categorizan o dividen las perspectivas

  • Los heurísticos son las formas casi automáticas en que las personas ven los problemas a los que se enfrentan en función de las interpretaciones que tienen de una perspectiva.

  • Los modelos predictivos permiten inferir la causa y el efecto de sistemas complejos basándose en las otras tres herramientas.

En ese sentido, una sola perspectiva puede generar un solo modelo predictivo y por le contrario, más perspectivas, pueden generar más opciones. Pues de eso se trata la creatividad. Por lo tanto, la inclusión y la diversidad pueden ampliar las oportunidades para las propias organizaciones.


Comprender la diferencia entre diversidad e inclusión


En primer lugar, es crucial comprender la diferencia entre diversidad e inclusión. La diversidad se refiere a la variedad de experiencias, perspectivas y antecedentes que los empleados aportan a la empresa. La inclusión, por otro lado, implica crear un ambiente donde todos los empleados se sientan valorados, respetados y empoderados para contribuir plenamente. Ambos aspectos son interdependientes y necesarios para construir una cultura creativa.


Es imposible que las personas se sientan motivadas a aportar, si antes no se sienten valorados. Este es un tema cardinal en la empresa moderna, pero no es tan fácil como aumentar salarios. Es el ambiente de trabajo, las oportunidades de crecimiento personal y profesional, el respeto a la dignidad humana y otra serie de factores que hacen de este un reto muy complejo, pero abordable si existe la voluntad de hacerlo desde los liderazgos organizacionales.


Liderazgo comprometido


La alta dirección debe liderar con el ejemplo. Los líderes de la empresa deben mostrar un compromiso genuino con la inclusión y diversidad a través de políticas y acciones concretas. Esto significa establecer metas, asignar recursos y comunicar regularmente los avances hacia la inclusión. Cuando los empleados ven que la alta dirección valora la diversidad, es más probable que se comprometan y participen activamente en la creación de un entorno inclusivo.


Además, desde el ámbito persona, lo que produce algo genuino es cuando se aborda estos retos con total convicción. Es decir, pasar de los asuntos de moda al papel activo. Solo eso puede legitimar una cultura más creativa.


Políticas y prácticas inclusivas


Revisar y ajustar las políticas de la empresa es esencial. Esto incluye políticas de contratación, promoción, capacitación y retención que fomenten la diversidad y la igualdad de oportunidades. Además, es importante implementar prácticas de trabajo flexibles y políticas que acomoden las necesidades de empleados de diferentes antecedentes y situaciones personales.


Sensibilización y capacitación

La educación y la sensibilización son pilares para fomentar la inclusión. Proporcionar capacitación en diversidad e inclusión a todos los empleados puede ayudar a eliminar prejuicios y estereotipos, así como a promover la comprensión y el respeto mutuo. La formación debe ser continua y accesible a todos los miembros del equipo.


  • Fomentar la comunicación abierta Fomentar la comunicación abierta es fundamental. Los empleados deben sentirse libres para expresar sus ideas, preocupaciones y necesidades sin temor a represalias. La empresa puede implementar canales de retroalimentación y comités de diversidad e inclusión para asegurar que todas las voces sean escuchadas.

  • Celebrar y reconocer las diferencias En lugar de tratar de homogeneizar a los empleados, es importante celebrar y reconocer las diferencias. Reconocer las contribuciones únicas que cada empleado aporta a la empresa refuerza el sentimiento de pertenencia y valor.

  • Medir y evaluar el progreso Para evaluar el progreso hacia una cultura inclusiva, es importante establecer métricas claras y medibles. Realizar evaluaciones regulares y medir la diversidad en la fuerza laboral, la participación en programas de inclusión y la satisfacción de los empleados puede proporcionar información valiosa para tomar decisiones informadas.


La inclusión y la diversidad no son solo una cuestión de cumplir con regulaciones o seguir una tendencia, sino una estrategia clave para el éxito empresarial. Construir una cultura empresarial inclusiva no solo mejora el compromiso de los empleados, sino que también impulsa la innovación y la productividad.

57 visualizaciones0 comentarios

留言

評等為 0(最高為 5 顆星)。
暫無評等

新增評等

¿Nos dejas tu comentario?

Comentarios
Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Agrega una calificación
Share Your ThoughtsBe the first to write a comment.
bottom of page