Guía básica para elegir un coach ejecutivo



Hace poco apareció en Linkedin un anuncio en el que se solicitaba «Coach Ejecutivo Profesional». El anuncio obtuvo por lo menos 300 respuestas. No todas, las respuestas, eran de coaches ejecutivos; muchas eran de capacitadores, asesores, consultores, etc. ¿Existe alguna forma de elegir un coach ejecutivo para su organización?


Empecemos por aclarar que el coaching ejecutivo es siempre un proceso no directivo; con ese criterio debería eliminarse más de la mitad de las postulaciones al anuncio que puse de ejemplo. No es capacitación, no es animación de grupos, no es asesoría, no es terapia, ni mentoring. Luego, es importante destacar que el mercado del coaching es un mercado en etapa de lanzamiento que tiene pocas barreras de entrada. Es decir, en muchos casos basta con etiquetarse como «coach». Sin embargo, el coaching es una actividad profesional, o sea, es una actividad que requiere de una especialización en el conocimiento adquirido y la suficienteaptitudpara realizar esta labor específica y especializada.


Certificación con aval académico.


Aquí, entra un primer criterio técnico: el aval en la formación del coach. Si bien existen escuelas y escuelas, en muchos casos nos preocupamos de la dimensión académica. El aval universitario será muy importante para el futuro del coaching profesional.


Es importante el desarrollo de competencias de coaching. No basta con los conocimientos del área, es importante las habilidades. Por lo que el segundo criterio puede ser el número de horas en sesiones de coaching durante la formación y durante la carrera profesional del coach. En palabras de John Withmore: «El coaching es un arte» y como tal, se aprende haciendo; aplicando los conocimientos y desarrollando mejores competencias.


Experiencia con otros clientes.


Como extensión de lo anterior, las referencias de otros clientes es importante. Un coach profesional tiene competencias cardinales y específicas desarrolladas, marcos de trabajo y herramientas que permiten lograr resultados cuantitativos. Y no hay mejor forma de confirmarlo a través de los testimonios o referencias de clientes antiguos.


Un coach profesional actúa bajo un marco ético claro. Eso solo se puede confirmar bajo experiencia propia con el coach o por referencias.


Formación en el área de negocios.


Además, en el caso de coaches ejecutivos, es importante la formación en áreas de negocios, desarrollo organizacional o comprensión de la dinámica empresarial. Es bastante limitante contratar un coach que conoce de coaching y no de negocios. Sobre todo, porque es necesario el puente comunicacional con coachees que son líderes empresariales.


En general, esos serían los criterios básicos para guiar la selección de un coach ejecutivo profesional para su organización.


#BusinessCoachingSchool #CoachingEjecutivo #Coaching




61 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo