¿Coaching para niños?




En Facebook es común recibir mensajes publicitarios filtrados según los intereses que identifica el algoritmo de la popular red social. En nuestro caso, como imaginarán, recibimos anuncios y mensajes sobre programas de coaching. Ayer nos llegó un anuncio sobre un programa de «Coaching para niños». En la promoción se ofrece una metodología para hacer coaching a escolares y en general para menores de edad. ¿Es posible hacer coaching a niños?


Como en otros artículos, tenemos que aclarar que cuando hablamos de coaching en Business Coaching School nos referimos a un proceso para acompañar el aprendizaje. La principal característica del coaching es la no directividad. En ese sentido, aclaramos también qué NO es coaching: capacitación tradicional, mentoría, o terapia, así como tampoco motivación de grupos o equipos. Ya con esta primera definición tenemos un problema «técnico» con los menores de edad.


Si partimos de grupos en edad escolar, las necesidades de aprendizaje requieren de «directividad» es decir, un niño está en etapa de formación por lo que requiere de guía y apoyo desde una persona con más experiencia, un profesor, por ejemplo. Así que, un proceso de coaching no es adecuado, en el sentido estricto de la naturaleza del proceso.


El coaching está dirigido a adultos, es un proceso andragógico, no pedagógico. El término andragogía fue introducido por Malcom Knowles en USA en 1984. De acuerdo a este autor, se refiere «al arte de enseñar a los adultos a aprender». Las diferencias entre pedagogía y andragogía son:


Por lo que un proceso de coaching tendría sin lugar a dudas un enfoque andragógico. Es importante aclarar que el proceso de coaching según Business Coaching School, se centra en el «hacer» con lo cual es necesaria experiencia previa de parte del coachee o cliente, en el objeto sobre el que se está trabajando. Por ejemplo, si acompañamos a un ejecutivo en el desarrollo de competencias de liderazgo empresarial, este debe tener alguna experiencia previa en dicho rol. Es imposible hacer coaching ejecutivo con alguien que no tiene ninguna experiencia en roles de liderazgo empresarial.


En conclusión, coaching para niños es una etiqueta sin fundamento técnico aparente. De todas formas, puede ser que se refieran al uso de estrategias menos directivas en el aula. Similar a lo que hacen en las escuelas en países como Finlandia, en la que el docente es un facilitador; pero incluso esos modelos son hoy en cierta forma cuestionados o por lo menos se empieza a encontrar sus limitaciones. Nuestra conclusión es que los niños requieren de guía y formación, necesidades que no se resuelven con el coaching no directivo.


Como siempre, sus opiniones y comentarios son bienvenidos.




Bibliografía


Christian Eugene Ekoto, Prema Gaikwad. The Impact of Andragogy on Learning Satisfaction of Graduate Students. American Journal of Educational Research. 2015; 3(11):1378-1386. doi: 10.12691/education-3-11-6.


#BusinessCoachingSchool #CoachingEjecutivo #CoachingdeEquipos #Coaching


56 vistas
Recibe nuestros artículos en tu correo